Saltar al contenido

Castillo de Chenonceau

Castillo de Chenonceau

Entre las decenas de castillos que se encuentran en la hermosa ruta del Valle del Loira, en Francia, es difícil escoger los mejores para visitar. Sin embargo, existen ciertas opciones que son imprescindibles y uno de ellos es el Château de Chenonceau.

También conocido como “Castillo de las Damas”, este castillo es uno de los más visitados del Valle del Loira, entre otras cosas por su increíble arquitectura y el paisaje que lo rodea.

Historia y arquitectura (interior y exterior) del Castillo de Chenonceau

El Castillo de Chenonceau o el “Castillo de damas” tiene muchísima historia y reformas en su haber. Fue construido en 1513 por Katherine Briçonne y más tarde fue regalado a Diana Poitiers nada más y nada menos que por su amante Enrique II.

De allí en adelante, el castillo fue remodelado y agrandado por una serie de mujeres que, precisamente, le otorgan el nombre de Castillo de Damas. La misma Diana de Poitiers, construyó los arcos y uno de los jardines.

Luego, al morir Enrique II, Catalina de Médici quien fuera su legítima esposa, obligó a Diana a abandonar el castillo y se apoderó de él. También realizó sus aportes al castillo y así pasó a Luisa de Lorena, y finalmente, durante la Revolución Francesa, fue salvado por Louise Dupin.

interior Chenonceau

Pero la historia del castillo no se remite solo a las féminas de la realeza que le dieron forma y vida. Por él se pasearon figuras sumamente importantes de la historia como Voltaire, Montesquieau y Rousseau. 

Incluso más recientemente, el castillo fue usado como hospital para los heridos de guerra durante la Primera Guerra Mundial. ¡Todo un cúmulo de historia! Y para prueba de ello está su estupenda arquitectura, de fachada Renacentista y ubicada sobre las bases de un viejo molino fortificado en pleno río de Cher.

Precisamente, su galería que atraviesa el río, donde lo más alto de la aristocracia se reunía, es una de las principales razones por la que este castillo es tan imperdible. Encontrándose además, la galería, con un torreón medieval fortificado junto al foso del río.

interior castillo Chenonceau

Otra gran razón y prueba de su carga histórica es su interior. Con habitaciones que representan perfectamente su época, cada una perteneciente a una de las damas (Habitación de Poitiers, Lorena, Médici) y con una vasta decoración original.

¡Así como lo lees! Gran parte de sus tapices, cuadros, muebles y demás son originales sin restauración.  Cuadros de algunos de los pintores más reconocidos como Rubens y Murillo, tapices renacentistas de Flandes y todo perfectamente cuidado, parece que nos transportará directamente a la época.

Finalmente, pero no menos destacable, una serie de jardines de distintos estilos llenos de laberintos que le dan un toque simplemente precioso; te recomendamos la vista desde el jardín  de Diana, ¡Simplemente el mejor paisaje de la visita!

¿Qué comentario podemos ofrecerte acerca del Castillo de Chenonceau?

Si preguntas a cualquiera, turista o local, por el castillo, la respuesta más probable será “que es el más bonito de Loira”. ¡Y es que lo tiene todo! Arquitectura única, piezas artísticas invaluables, historias, jardines con laberintos, un foso, una estructura sobre el río ¡Y hasta un torreón militar!

Es imposible describir la belleza de este patrimonio con simples palabras, pero sí que se puede hacer con números y este castillo goza de ser el segundo más visitado de Francia, solo detrás del palacio de Versalles (menuda competencia).

Asimismo, sus jardines son tan famosos, que durante la época de julio-agosto, incluso se realizan paseos nocturnos exclusivamente por la zona de jardines. Esta zona se adorna y se ilumina de una manera que parece sacada de un cuento de hadas.

Si te gusta la historia y el arte, y eres amante de los cuentos de hadas  ¡No puedes perderte el Castillo de Chenonceau! Eso sí, si quieres disfrutar realmente las vistas y las obras, te recomendamos que madrugues y vayas a primera hora de la mañana, ya que como dijimos es de lo más concurrido y suele encontrarse abarrotado en horas populares.

Castillo de Chenonceau

Precio de la entrada y horarios para visitar el Castillo de Chenonceau

El Castillo de Chenonceau, como dijimos, es el más hermoso que podrás encontrar en Loira y el segundo más visitado de Francia. Por ello, no es de extrañar que sea también uno de los más costosos.

En este aspecto, te podemos decir que la visita dura unas 2 horas y media si la haces con audioguía. Lo bueno es que si quieres ir un poco más rápido, puedes hacer la visita sin la guía y aun encontrar información en los carteles explicativos. La audioguía cuesta alrededor de 2€ en la taquilla.

El costo por persona, independientemente de la edad, es de 13€. Durante los meses de julio y Agosto se realizan paseos nocturnos por los jardines, estos tienen un costo adicional de 6€.

El horario del castillo es bastante amplio; desde las 10 am y varía las horas de cierre dependiendo de la época. Entre las 5 pm y las 6:30 pm los interiores, además de los paseos nocturnos por los jardines hasta las 8 pm.

¿Cómo llegar al Castillo de Chenonceau?

Para recorrer el Valle del Loira es recomendable alquilar un coche e ir a tu ritmo pasando por cada una de las ciudades, hasta llegar a Amboise donde podrás encontrar este castillo así como el Castillo de Amboise (donde descansan los restos de Leonardo Da Vinci).

Para llegar al castillo de Chenonceau por esta vía, tendrás que conducir 45 minutos desde Blois o 40 minutos desde Tours.

Sin embargo, el recorrido también puede hacerse en bicicleta si te encuentras en las zonas aledañas. Finalmente, existen diversos tours por París o el Valle de Loira que te llevan a recorrer en bus las distintas paradas, incluyendo por supuesto el Castillo de Chenonceau